Javier Fernández Zona de lectura (Escuela Superior Marcelo Macías)

La Lonja Literaria, una experiencia propia

La asociación (¿quienes somos?)

La primera definición que podríamos dar de la Lonja Literaria es que se trata de una asociación sin ánimo de lucro que intenta fomentar la literatura en cualquiera de sus manifestaciones. Externamente, también se nos denomina como un club de lectura pero realmente ¿quien conforma la parte humana de la experiencia?¿Quienes somos?

Entonces, nos tendremos que referir a que somos únicamente un grupo de personas diversas (sobre unas veinte) que se juntaron para realizar actividades relacionadas con el ámbito de la literatura. Diversas en cuanto a edades (desde los veinte y tantos hasta los cincuenta y muchos), diversas en cuanto a profesiones (desde parados, estudiantes... hasta funcionarios), diversas en cuanto a intereses, formación, gustos... Somos, lo tengo dicho en más de una ocasión, una muestra en pequeño de nuestra sociedad. Con todo, existe un punto de confluencia común: el placer de la lectura, el gusto por la literatura bajo cualquiera forma de expresión.

El origen (¿Cómo comenzó?)

Para referirnos al origen nos debemos remontar al año 1999. Por aquel entonces, un pequeño grupo nucleado al rededor de la biblioteca municipal comentó la posibilidad de realizar alguna actividad sobre la lectura. Hablaron, en aquel momento, de la idea de seleccionar un libro, leerlo en grupo y comentar sus impresiones. El primer libro: Seda, de Alessandro Baricco. Este estreno resultó muy gratificante, entretenido, enriquecedor. Quedamos para una próxima y enseguida surgió la idea de contar con el propio autor. Invitaron entonces a Fran Alonso. El libro: Males de cabeza. Es casi desde entonces en que se piensa en la posibilidad de encadenar las recomendaciones: cada autor/a recomendará el siguiente. Los encuentros comenzaron a ser periódicos. En cada reunión se concertaba la siguiente y así quedó instaurado el funcionamiento de la tertulia.

Fue este el germen inicial de lo que sería la asociación, la actividad fundamental que actuaría como base del grupo. Corría, como dije, el año 1999. Era sencillamente un grupo sin más interés que compartir un tiempo, una afición, un espacio común; en intercambiar impresiones y experiencias al rededor de un libro. La idea de darle entidad formal estaba aún lejos de nuestras cabezas.

Quedó, desde aquel primer momento, definida la filosofía de funcionamiento para el futuro y de obligado cumplimiento: todas las actividades se plantean como abiertas, es decir, cualquiera puede participar sin invitación específica. No es preciso conocer a nadie, basta con aparecer. Además, andamos en la búsqueda de la participación de otros públicos no habituales en este tipo de actos. De ahí la itinerancia por diferentes lugares del municipio.

Aquel núcleo originario ha ido creciendo lentamente. El entramado de las relaciones personales de cada uno de nosotr@s, la difusión de la experiencia en la prensa local o nuestra propia labor de captación actuó expandiendo el grupo primero, diversificándolo y haciéndolo más compacto, después.

Actividades (¿Qué hacemos?)

La diversificación y consolidación del grupo ha tenido una consecuencia inmediata: la propuesta de nuevas actividades. Estas propuestas tuvieron dos ejes vertebradores que se mantienen en el tiempo: la ampliación del abanico de edades a las que ofrecérselas y la variedad en el tipo de actividades propuestas.

De esta forma, a lo largo de estos años, ha quedado fijada una actividad estable, que se lleva a cabo de manera periódica, y otra variable, que se realiza puntualmente según l a ocasión.

Entre la actividad estable podemos destacar:

Una tertulia de adultos, punto de partida de la asociación. Es la actividad más antigua, la que lleva más tiempo funcionando. Las reuniones se conciertan con una periodicidad de un mes y medio aproximadamente, a excepción del verano en que se suspende. Así, a lo largo de este tiempo, pasaron más de treinta autor@s gallegos de diferentes géneros y edades.

Una tertulia juvenil que se estableció a semejanza de la de adultos pero destinada a un público más joven. Está plenamente consolidada y lleva más de tres años funcionando. A esta altura ya se acercaron a Moaña más de quince autor@s de literatura infantil y juvenil y seguimos programando.

Una sesión de cuenta cuentos que se realiza mensualmente bajo la denominación “La hora del cuento”. Esta actividad, que pretende el acercamiento de la literatura a los más pequeños, se desarrolla la tarde del último viernes de mes simultáneamente en dos centros de enseñanza del municipio y lleva funcionando casi desde el principio.

Un cuento viajero, confeccionado por todos los colegios del término municipal. Se elabora dos diferentes para primaria y uno para infantil. Los cuentos de primaria gozan de la colaboración de un/a escrit@r de literatura infantil-juvenil que realiza la primera página. A esta se le da continuidad en cada uno de los centros educativos que, además, lo ilustran. Como remate final, los cuentos se representan entre todos los participantes y se hace una pequeña edición.

Un certamen de microrrelatos que alcanza ya la IV edición. Este certamen dispone de un premio en metálico variable y que está en torno a los trescientos euros. Los relatos premiados “se cuelgan” de nuestra página web (http://lonxaliteraria.tqr.biz).

Un recital de poesía anual, al menos. Ensayamos diferentes temáticas con diferentes formatos, con un éxito desigual.

Todas estas actividades conforman el “grueso” de la programación de la Lonja Literaria, ya que se llevan a cabo sin interrupción a o largo del año. No obstante, esta actividad se complementa puntualmente con otras como talleres de escritura, homenajes, presentación de libros, actos con motivo del Día de las Letras Gallegas, colaboraciones...

Funcionamiento (¿Cómo lo hacemos?)

La Lonja Literaria, en su origen, comenzó siendo una asociación sin ningún tipo de recursos económicos (a día de hoy tenemos recibido algunas ayudas de la Xunta de Galicia y del Ayuntamiento de Moaña). Fueron los fondos de l@s soci@s los que permitieron su funcionamiento habitual. Es así que fácilmente podremos concluir que ha sido la generosidad de todos l@s participantes en nuestras actividades los que hicieron posible el desarrollo de la programación y su estabilidad. En todo este tiempo fueron muchas las personas que colaboraron con nosotr@s bajo múltiples formas y de una manera totalmente desinteresada (escritores@s, grupos de música, amistades, vecin@s...). Porque la clave del funcionamiento ha estado, a la par que el desarrollo de las potencialidades propias, en usar y “abusar” de los ofrecimientos y de nuestro entramado de amig@s y relaciones. De ahí que no resulte extraño que en el descanso de un recital cante un coro, toquen unos gaiteros o el equipo de sonido sea prestado. A veces, resultaron mezclas un tanto sorprendentes. La disponibilidad ha estado en la base de estos combinados.

En resumen, la fórmula de funcionamiento en la que se basa la Lonja Literaria no es novedosa. El voluntarismo, el entusiasmo y el interés son las claves fundamentales como en tantas otras asociaciones. Es una fórmula ál alcance de cualquiera.

 
 

   Atrás       Subir