Bibliotecas Municipales de A Coruña: diecisiete años de conquistas (1990-2007)

Isabel Blanco
Ayuntamiento de A Coruña


¿De qué estamos hablando cuando decimos “bibliotecas municipales de A Coruña”?

El ayuntamiento de A Coruña responde a su responsabilidad, recogida en la Ley de Bases de Régimen Local, de ofrecer servicios bibliotecarios a los 244.863 habitantes de esta ciudad con un sistema o red bibliotecaria estructurada de la siguiente manera:

El Departamento de Bibliotecas. Engloba los 6 puntos de servicio y una oficina administrativa y coordinadora de las bibliotecas, el Servicio Municipal de Bibliotecas, que tiene entre sus funciones, además de servir de enlace con el Área de Bienestar, la gestión administrativa y económica general, la coordinación de programas y de personal, la formación de los trabajadores, la coordinación y difusión de los servicios, la apertura de las nuevas bibliotecas, la concreción de nuevos proyectos y objetivos y las relaciones con otras instituciones. Los puntos de servicio son:

Las bibliotecas de barrio. De carácter general y dirigidas a todos los públicos:
- Biblioteca del Forum.
- Biblioteca del Castrillón.
- Biblioteca de Monte Alto.
- Biblioteca Sagrada Familia.

La Biblioteca Infantil y Juvenil. Dedica su colección y sus servicios al ámbito infantil y juvenil con especial atención a las actividades de promoción lectora y de formación de usuarios.

La Biblioteca de Estudios Locales. Especializada en temas locales, reúne, conserva y difunde las colecciones bibliográficas y documentales de especial interés para la ciudad.

Se intenta que la organización del sistema favorezca la capacidad de gestión propia de los centros que lo integran, para que estos sean capaces de responder a las demandas de la comunidad a la que sirven, sin que eso entre en contradicción con el desarrollo de políticas de coordinación de los servicios en la búsqueda de un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

¿Cuál es el origen del proyecto?

El origen de este proyecto tiene lugar en el año 1990 cuando el Ayuntamiento de A Coruña decide crear una red de bibliotecas públicas municipales (desde ahora BM) distribuidas por la ciudad. En ese momento nos encontramos con un contorno político y social dispar. Por una banda tenemos un interés de desarrollar una política bibliotecaria a nivel municipal y, por otra, tenemos una sociedad local donde en sus peticiones no se encuentran las bibliotecas. Describiremos un poco este contorno pues nos ayudará a comprender mejor la definición del proyecto.

A partir de la finalidad de alcanzar que A Coruña llegase a ser una ciudad con unos niveles de bienestar similares a las ciudades europeas de tamaños iguales, se diseña una política municipal con dos estrategias claras: el desarrollo de una política cultural y la apuesta por los grandes proyectos urbanísticos. A su vez la política cultural se apoyará en las siguientes líneas estratégicas: la creación de infraestructuras y servicios (equipamientos culturales), la estabilidad de los recursos (profesionalización del cuadro de personal, presupuestos anuales,...), la imagen de calidad de los servicios, la creación de nuevos públicos, el fomento del tejido asociativo y la descentralización de los servicios cara a las áreas periféricas de la ciudad ya que hasta este momento los pocos equipamientos y servicios culturales existentes se daban en el centro de la ciudad.

Los ámbitos de actuación o las acciones de esta política serán: la divulgación científica, el teatro, la música, la lectura y la información, las artes plásticas y otras como la recuperación de la memoria histórica.

En el campo de la lectura y de la información se establece el desarrollo de una política bibliotecaria específica, aunque enmarcada en la política cultural descrita, la realización de programas educativos dirigidos especialmente al público infantil y juvenil: “Descubrir los libros”, “Bibliotecas escolares” y la creación del “Centro de Información Juvenil”.

Por otra banda, nos encontramos con una ciudad que tenía muchas carencias en materia de educación, de cultura, de deportes, etc. Además, socialmente, las bibliotecas presentaban una imagen de centros para eruditos, aún no eran entendidas como espacios y servicios para la mayoría de la población; así que estas no se encontraban entre las demandas expresadas de la sociedad.

Características del proyecto

Antes de empezar a expoñer o noso proxecto, consideramos fundamental sinalar cal foi o motor que fixo posible que deixase de ser unha idea para converterse nunha realidade. Podemos dicir que "As BM da Coruña son o resultado do encontro dunha aposta política cun punto de ambición técnica por cambiar as cousas." A aposta política tradúcese nun conxunto de medidas: creación dunha rede de BM coa asignación dos recursos correspondentes. O punto de ambición técnica podemos entendelo como a mellora continua das bibliotecas e a presentación constante ó goberno municipal de novos proxectos, baseados ou ben en modelos bibliotecarios máis avanzados ou ben na reflexión da propia experiencia.

Deseguido presentamos o proxecto que se articula seguindo a estrutura recollida por David Roselló1 para proxectos culturais:

La definición del proyecto

Nuestros destinatarios están claros, son todos los habitantes de la ciudad en toda su diversidad. La amplitud del mercado nos hizo que en los primeros tiempos centrásemos nuestros servicios y actividades en el sector infantil ya que entendíamos que los hábitos, también el de la lectura, se crean mejor en la infancia.

Para abordar su contenido partimos de un doble marco teórico: la misión de la biblioteca pública, definida en las pautas de la IFLA y en los Manifiestos de la UNESCO: “la biblioteca pública, puerta local cara el conocimiento, constituye un requisito básico para el aprendizaje a lo largo de los años, para la toma independiente de decisiones y del progreso cultural del individuo y de los grupos sociales”, y la certeza de tener un papel clave que realizar para contribuir al desarrollo sólo comunitario a través de la consolidación de una sociedad lectora. Consideración que contempla la lectura como un proceso global y complejo y que como tal se deberá enfrentar.

Este marco referencial nos llevó a concretar nuestro proyecto en una política propia de promoción lectora donde ésta es el eje vertebrador de nuestros servicios y de nuestra organización bibliotecaria, y no únicamente un servicio más centrado en la oferta de un conjunto de actividades o de propuestas lúdicas.

Además de lo señalado en el punto anterior, la finalidad o el objetivo estratégico de la política cultural del ayuntamiento “democratizar el acceso de los ciudadanos a la cultura”, nos sirvió de referencia para establecer los objetivos estratégicos de las BM: promover la lectura, propiciar el acceso a la cultura y a la información, facilitar la formación permanente y convertir la biblioteca en un espacio de encuentro.

En cuanto a las estrategias establecemos las siguientes: la mejora de la accesibilidad, asustándola a las expectativas y a las necesidades de los ciudadanos , la difusión de una imagen positiva e innovadora de las bibliotecas en la ciudad, tanto en lo que se refiere al concepto, a las funciones y a los servicios, la aplicación de la filosofía de mejora continua, la calidad de los equipamientos y de los servicios y la estabilidad y profesionalización del personal que trabaja en las bibliotecas.

Cuando hablamos de modelo de gestión hacemos referencia a dos aspectos: la estructura de la red de la que hablamos al principio y el modelo de gestión de los RRHH. En la búsqueda de formas de gestión más flexibles que permitieran adaptarse mejor a las demandas y a las necesidades de los ciudadanos se optó, en un momento determinado, por una gestión indirecta de parte de las BM. En la actualidad conviven, sin mayor problema, dos modelos de gestión de RRHH: uno de gestión directa o de prestación de los servicios por parte de funcionarios y otro de gestión indirecta de los servicios a través de una empresa especializada en servicios bibliotecarios.

Las estructuras

Son los recursos con los que contamos para llevar a cabo nuestro proyecto, pero en el campo de la promoción lectora se consideran que son las verdaderas líneas estratégicas. Son la estructura financiera que se desagrega en las estructuras de infraestructuras, de servicios, de colección, de personal y de promoción.



La estructura financiera. Nuestro presupuestos para el año 2007 son: 5.139.896 €, de los que 4.009.392 € son para nuevas infraestructuras (2.009.392 de la aportación anual municipal más 2.000.000 € de contribución de la Diputación de A Coruña) y 1.125.504 € para gasto corriente.





La estructura de infraestructuras. A partir del objetivo de convertir las BM en espacios de encuentro desarrollamos el proyecto de equipamientos: seis bibliotecas, en el 2008 siete, distribuidas por la ciudad que ofrecen unos 3.015 m2 de uso público.






El concepto de la instalación que tenemos está basado en la diversidad y en la amigabilidad. A las diversas demandas de la ciudadanía respondemos con diferentes servicios y estos deben tener espacios diversos porque no son las mismas necesidades las de las personas mayores, por ejemplo, que las de los niños. Aunque nuestras bibliotecas responden al modelo de biblioteca integrada (todos los servicios en la misma sala, excepto los infantiles) la distribución permite reconocer zonas diferentes para los diversos servicios. Por amigabilidad entendemos que las instalaciones y el mobiliario sean funcionales, confortables, actuales y de calidad para alcanzar un ambiente grato y agradable en la búsqueda de la comodidad y del confort. Además, las instalaciones deben permitir el máximo acceso a los materiales, por esto, además de otras cosas, todas las bibliotecas ponen a disposición del ciudadano equipos audiovisuales e informáticos para consultar los fondos documentales cuyo soporte es distinto al libro.



La estructura de la colección. Tenemos una colección, distribuida entre todas las BM, de 132.897 documentos, de los cuales case un 90% se prestan, el resto pertenecen casi en su totalidad a la Biblioteca de Estudios Locales. La colección es diversa, tanto por sus temas como por los distintos soportes: libros, revistas, periódicos, vídeos, cd, cd-rom, dvd, Internet, etc., y bastante actualizada . Se organiza, en gran parte, en centros de interés, que es una organización más adecuada a las demandas ciudadanas.

La estructura de servicios. Nuestros servicios son los siguientes:
información y referencia
consulta en sala
catálogo en líneaa
préstamo: a domicilio, colectivo, interbibliotecario y a domicilio a las persoas con problemas de movilidad
acceso a internet y a ofimática
wireless
servicio de atención a la comunidadd sorda
audición y visionado
acceso a juegos educativos electrónicos
aprendizaje de idiomas
información en la web: página web.

La estructura de promoción. Son las actividades y los programas. Siendo estos últimos una serie de actividades que se encadenan y se repiten de manera periódica para responder a unos objetivos comunes, estableciendo canales de continuidad entre ellas.

Nuestra apuesta es darles prioridad a los programas frente a las actividades puntuales. La experiencia nos demostró que las actividades son difícilmente evaluables, así que nuestros esfuerzos actuales van dirigidos a diseñar y desarrollar los programas estables que acaben siendo un referente en la ciudad y que se puedan incluir en la programación cultural y/o educativa. Tras diecisiete años de experiencia en este campo, cuidamos que la verdadera promoción de la lectura es tener materiales de lectura de calidad y suficientes, buenas infraestructuras pues son los elementos referentes que invitan a participar en el proceso y personal, en número adecuado, formado como mediador de la lectura.



La estructura de personal. En las BM de A Coruña trabajan 65 personas (60 jornadas laborales) y un 35 % son de personal técnico, un 56 % auxiliar de bibliotecas y un 9 % de otros.




La evaluación

Sometemos a evaluación todos los procesos, servicios, programas y actividades que desarrollamos porque es la forma de obtener la información necesaria para analizar nuestro trabajo y para desarrollar una metodología de mejora continua. Como ejemplo presentamos los siguientes indicadores:

Reflexiones finales

Para finalizar este artículo me gustaría compartir unas reflexiones sobre nuestro proyecto. Creo que podemos decir, sin lugar a dudas, que fue innovador y de éxito ya que las estadísticas así lo demuestran: A Coruña en el 2004 fue la segunda ciudad de España, después de San Sebastián, en uso de bibliotecas pero en el año 2006 tuvimos la primera señal de alerta: perdíamos visitantes y bajaban los préstamos. Como cualquier proyecto, debe ser revisado y actualizado ya que la sociedad muda constantemente y, por lo tanto, cambian las necesidades y las demandas ciudadanas. Así que en breve deberemos debatir sobre si:

a) ¿Seguimos considerando la promoción de la lectura como eje vertebrador del proyecto?

Estudios que reflejan el bajo índice lector de la sociedad europea, y aun más de la española, como PISA, trajeron al debate social actual la necesidad de desarrollar políticas globales de promoción lectora, lo que nos parece que viene a confirmar nuestra apuesta, pero esto lo tendremos que analizar más en profundidad para estar seguros de que ese es el camino correcto que hay que seguir.

b) ¿Seguirán las bibliotecas públicas, y por lo tanto las BM, siendo un servicio básico en el futuro?

La facilidad del acceso a Internet en el momento actual hace que para obtener cierto tipo de información ya no haya que acudir físicamente a la biblioteca. Esto reduce el uso de los servicios tradicionales de la biblioteca: préstamo y consulta en sala. Por el contrario, Internet posibilita más que nunca la visibilidad fuera del ámbito territorial propio, la participación ciudadana y la construción de redes sociales lo que significa nuevas oportunidades para las bibliotecas.

Ante este panorama las bibliotecas públicas tendrán, si quieren seguir siendo un servicio básico, que redefinir, a medio plazo, sus servicios. Pensamos que estos deberán diseñarse cara a ayudar a los ciudadanos a seleccionar la información y, además, cara a ayudarlos a participar con pleno derecho en la sociedad. Las bibliotecas públicas, y como consecuencia las BM, tendrán que convertirse en centros de información, a través de la producción de información local y de servicios digitales que aseguren su visibilidad en la red, y en centros de aprendizaje permanente mediante una programación estable de cursos o de actividades de formación.

c) ¿Es necesario evolucionar en los modelos de gestión?

Nos parece que sí, tanto en el modelo de gestión de los RRHH como en el de la estructura de la red. En el primer caso podemos decir que los dos modelos de gestión citados funcionan de manera más que razonable; no obstante pensamos que el tamaño alcanzado en el cuadro de personal, con previsiones de crecimiento, trae ya una complejidad en la gestión que exige la búsqueda de un modelo de gestión integral y que sea flexible para adaptarse mejor a los continuos cambios sociales. El sistema elegido debe permitir una selección y una gestión por competencias (conocimientos, aptitudes y actitudes) pues ser bibliotecario exige una buena formación, un reciclaje permanente y un compromiso social.

En cuanto a la estructura de la red el alcance a nivel municipal ya no es suficiente. La movilidad geográfica hace que los usuarios de las BM sean los ciudadanos tanto de la ciudad como del área metropolitana. Por otro lado, estos no entienden de dependencias administrativas y, por lo tanto, no comprenden que los servicios sean diferentes en la biblioteca de Oleiros o de Culleredo que en las bibliotecas de Coruña o, sin ir tan lejos, por que hay que tener tres carnés si quieren usar todas las bibliotecas públicas de la ciudad. Así que en un futuro no ,muy lejano tendremos que dar respuestas a las demandas de los coruñeses a través de la constitución de una red urbana de bibliotecas y más tarde tendremos que crear una red metropolitana.

d) ¿Son necesarios los servicios centrales?

Hasta 1999 la coordinación y la planificación de la red municipal recaía tan sólo en la directora de las bibliotecas y en una auxiliar administrativa, es a partir de entonces y de forma paulatina cuando se apuesta por crear un servicio de coordinación en condiciones, actualmente formado por nueve personas. La experiencia nos demuestra que no por incrementar el cuadro de personal de cada biblioteca se funciona mejor. Cuando se tiene una red es absolutamente necesario tener un servicio central para planificar el crecimiento de la red, coordinar los servicios y generar economías de escala. Y si vamos más allá sería necesario que la Diputación tuviese unos servicios centrales que diesen soporte a las bibliotecas municipales y promoviesen la constitución de la red metropolitana.

Como colofón me gustaría poner encima de la mesa la situación de las bibliotecas públicas en el resto de Galicia. La ciudadanía, como no conoce todos los servicios que las bibliotecas les pueden prestar no las reclaman, entonces los políticos, que tampoco los conocen, no apuestan financieramente por ellas. Si no se financian en la justa medida, las bibliotecas no pueden prestar los servicios que la ciudadanía necesita, es un círculo vicioso. Pero cuando hay un verdadero interés político y una cierta ambición técnica por cambiar las cosas, las bibliotecas tienen éxito. En nuestro caso vimos como los ciudadanos en los primeros tiempos no demandaban bibliotecas pero ahora las valoran, las reclaman y las defienden.

1 ROSELLÓ CEREZUELA, David. Diseño de proyectos culturales. Barcelona, Ariel, 2004
2 Uno de los trazos que caracterizo y caracteriza nuestro proyecto es la flexibilidad, entendida como una actitud permanente que sitúa nuestra práctica bibliotecaria lejos de la ortodoxia técnica más tradicional y cerca de las demandas sociales.
3 Usaremos los datos del 2004 porque aún no están publicados los datos de Galicia y de España de años posteriores y para comparar es mejor tomar como referencia el mismo año.
4 Sólo datos de las bibliotecas municipales.
5 En A Coruña el Estado/Xunta, la Diputación y el Ayuntamiento prestan servicios bibliotecarios a través de centros propios. Los datos incluidos en este epígrafe aglutinan las tres bibliotecas.
6 Se intenta alcanzar una cuota de renovación anual de un 10%, que es lo que recomiendan las pautas bibliotecarias. Nuestra cuota de renovación del 2004 fue de un 12,7%.
7 Le llamamos centros de interés a una exposición de documentos (libros, revistas, dvd, etc.) que trate sobre un tema actual y de interés, y el título del centro responde a las peticiones de los usuarios y usuarias. Por ejemplo, cine, ecología, mujer, etc. Este es un tipo de clasificación distinta a la que tradicionalmente venían usando las bibliotecas.

 
 

   Atrás       Subir